La voz que glorifica a Dios

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como nuestro Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor a Jesus. «2 Cor. 4:5»